Y SI FUERAS UNA FLOR? 




Si fueras una flor qué flor serías?

Un día un cervatillo le pregunta a su madre ¿mamá por qué las flores existen, por qué cada una de ellas son diferentes y por qué no se mueven cómo nosotros?

El cervatillo, cómo cualquier niño, era un pozo sin fondo de preguntas. Le sorprendía todo lo que le rodeaba, se preguntaba todo aquello que no entendía y aprendía de todo aquel que le quisiera responder a cualquiera de sus numerosas cuestiones.

La madre no supo cómo contestarle ni explicarle el porqué todas las flores eran diferentes y porqué se mantenían quietas en un sitio.

Para que el cervatillo comprendiera mejor lo que la madre le quería transmitir le contó una historia que interesó mucho al pequeño.

La madre del cervatillo comenzó a relatar la historia que empieza así:

_Un día el universo, con sus ojos puestos en cada uno de los habitantes del mundo, observó cómo las personas no podían expresar lo que sentían y los sentimientos se acumulaban en el ser humano de una forma enquistada. Las emociones no salían de las almas de los mortales porque éstos no sabían cómo mostrarlas.


El amante no sabía cómo expresar el amor que sentía por su amada, el padre no sabía cómo decirle a su hijo el orgullo que sentía por él, el bondadoso, el picarón, en fïn las emociones estaban atrapadas en los cuerpos ocasionando así que cada persona dejara de sentir.

El universo, que observó semejante fallo en su creación, pensó y pensó qué podía hacer para que cada uno expresara su sentir. Estuvo elucubrando días, meses e incluso años hasta que un día apareció con las flores. El universo regaló flores al mundo para que dieran significado a los sentimientos.

Cada flor expresa un sentimiento único y así los humanos pueden decir lo que sienten.

Pero los sentimientos y las flores han de estar vivos para que puedan renacer y servir de guía, en cuanto se rompe una flor el sentimiento se destruye.

Desde entonces una rosa roja expresa el amor de un enamorado, las espinas expresan dolor, la margarita saca la alegría de los corazones tristes, la orquidea inspira sensualidad pura, la gardenia amor secreto.. Y así con cada una de las flores. Con ellas podemos expresar lo que sentimos. Ellas no permanecen inamovibles porque sus piernas son sus raíces que se extienden por todo nuestro suelo..…_

_Pero hijo mío_ siguió la madre del cervatillo, _cuando las flores son cortadas los sentimientos desaparecen porque mueren con ellas_.

El cervatillo estaba embobado escuchando a su madre y por un momento su expresión mostró tristeza y le preguntó a su madre. _¿mamá, nosotros comemos flores, entonces estamos comiéndonos los sentimientos de las personas?_

La madre le contestó con la dulzura que caractetiza a las madres _¡ Mi cachorro inteligente! Por eso las personas que maltratan a los animales carecen de sentimientos porque nosotros nos comemos las flores para que vuelvan a la tierra a renacer con más fuerza y cuando algún ser humano caza, mata, o maltrata a cualquier animal de la faz de la tierra está acabando con sus propios sentimientos_

El cervatillo se quedó saciado con la respuesta y abrazó a su madre mostrándole un jazmín rojo…..


No maltrates a los animales, no cortes flores para regalar, regala mejor un recipiente con flores para que luego puedan seguir viviendo y sobre todo sé compasivo con cualquier ser viviente.

Elena. M§


Respeten para que los respeten, no juzguen porque nadie está en los zapatos de nadie y no hagan lo que no les gusta que le hagan a ustedes.




El amor llama a tu puerta.


¿Quién no ha sentido el corazón en la garganta ante una primera cita? ¿Quién no ha visto la vida de color cuando el amor le ha acariciado?


Eso pensó ella al conocerlo.. No podía ser verdad y de hecho dudaba que todo fuera real porque su experiencia le había llevado a pensar que el amor no existía. Ese amor de telenovela no era real y se mantenía firme en su convicción hasta que lo conoció.

Había puesto su vida del revés, había roto todas sus creencias y sus verdades. Él rompía el molde.

Era alto, musculoso y guapo, guapo a rabiar.

Un día que su anterior pareja la llevó en moto a comer a uno de sus restaurantes favoritos, el muy cobarde, aprovechó dicha comida para decirle lo que todos dicen (esto no funciona, no estoy preparado para una relación seria y bla bla bla).

Después de eso, ella se quedó quieta porque las piernas no le reaccionaban. Sin apenas poder moverse ni articular palabra cogió su casco y se fue sin decirle ni una sola palabra.

No sabía donde iba pero andaba muy deprisa con rabia, lágrimas y decepción… Estaba tan enfadada por la cobardía que caminaba sin rumbo. Pensaba en la pusilanimidad de llevarla a su restaurante favorito para dejar la relación, no se lo podía creer. Para cortar no hacía falta llevarla al restaurante donde tantos días habían comido enamorados.

Entre sollozos caminaba con el casco en la mano que movía a la par del brazo cómo si quisiera golpear a su inocencia y a su imbecilidad, a ella misma por no haber reconocido las señales.

De pronto oye una voz en la carretera que le dice _¿quieres que te lleve?_.. Era un desconocido que iba en moto y al verla sollozando y con el casco en la mano le pareció que necesitaba ayuda.

Ella lo miró e hizo lo impensable, decirle que si.

Ahora que lo piensa no sabe cómo tuvo valor porque el tal salvador podía haber sido un asesino en serie y haberla hecho desaparecer sin que nadie lo hubiera averiguado jamás.

“Dios vuelve en una Harley” de Joan Brady es uno de mis libros favoritos…IMagen de Péxel.

La llevó hasta su casa pero ella llorando le dijo que la dejara dos calles antes para que no supiera donde vivía. Al llegar se bajaron ambos y ella le comenzó a contar todo lo pasado y él la escuchó sin hablar. Cuando se percató se dio cuenta que era guapísimo y muy alto… Él le confesó que le había pasado algo igual y que lo mejor es olvidar. Le aconsejó tan bien que escuchaba embobada..Su voz le calmó de tal manera que se despidieron dándose sus teléfonos

Ese salvador se convirtió en su confidente, se hablaban cada día y empezaron a estrechar una amistad que la hizo olvidarse de su patético ex.

“El patético” cómo lo llamaban los dos no hacía más que llamarla aunque no sabía para qué porque ella se negó a cogerle el teléfono ni una sola vez. Le había roto el corazón y ahora no quería saber nada de él. Era raro el día que no tenía un mensaje de su ex o una llamada.

Sin embargo ella sólo se apoyaba en su nuevo amigo y compañero, poco a poco crearon una amistad tan estrecha que casi todo lo hacían juntos.

La amistad se convirtió en amor, éste en noviazgo..y así hasta vivir juntos..Llevaban dos años viviendo juntos celebrando cada año su aniversario en el lugar donde se vieron por primera vez. Un buen día en una cabaña y delante de una chimenea le propuso matrimonio…

Sus vidas se unieron y acabaron con dos hijos y felices cada día.

Esta pequeña historia, con ciertos matices reales te demuestra que no hay que negarse al amor, no lo busques porque el amor viene sin pensarlo. Las oportunidades se dan en una centésima de segundo y quizás, cuando menos lo esperas aparece tu salvador para volver tu vida del revés.

No te des por vencido porque en los peores momentos y cuando más mal estás puede aparecer ese salvador que te hará enloquecer de amor.

Sé tal y cómo eres sin más, porque el que te ame lo hará con tus defectos y tus virtudes. También escucha a tu cerebro que te advierte de las cosas que no funcionan y cuanto antes acabes con las relaciones nocivas mucho mejor.


Elena. M§


El cuento de nuestro reflejo.

Publicado el 7 marzo, 2021


Una bella joven caminaba por la calle mirando escaparates de ropa con gran tristeza por no poder permitirse comprar nada de lo que veía.

Ella tenía pena porque veía a otras chicas más guapas, más seguras de si mismas, mucho mejor vestidas y con un halo de luz que ella no tenía.

Somos el reflejo de lo que admiramos u odiamos en los demás.

Un día que caminaba cómo siempre sintiéndose inferior y poca cosa le pregunta una señora si se encontraba bien porque tenía los ojos llorosos.

Ella le señala a una chica que iba con un apuesto joven y le dice la muchacha:

_Mire esa chica, se ve guapa, segura de sí misma, viste muy bien y se puede apreciar que su acompañante la adora… Yo jamás seré así….. _

La señora la coge del brazo y la pone frente a un cristal de un escaparte para que viera su propio reflejo en él.

La muchacha se quedó atónita porque la imagen que le devolvió el cristal era el reflejo de la chica que ella había admirado antes.

Extrañada le pregunta a la señora lo que pasaba.. Y la señora le dice…

_Señorita, muchas veces admiramos en otros valores que nuestra ceguera ante la vida no nos deja ver en nosotros._

_aquello que ves en los demás es el reflejo de lo que tú misma eres.. Si ves belleza y seguridad en otra persona es porque tu gozas de ello pero tus miedos no te permiten verlo.

Cuando alabas una virtud es porque tu sabes cómo es esa virtud así que tu gozas de ella…… No te infravalores porque muchas veces somos el reflejo de aquello que amamos y odiamos en los demás.

Elena. M§

@mi_edad_perfecta

@conmdesanchez

https://www.facebook.com/helena.sanchez.90281

No te infravalores

Cuando el amor llega

¿Quién no ha sentido el corazón en la garganta ante una primera cita? ¿Quién no ha visto la vida de color cuando el amor le ha acariciado?

Eso pensó ella al conocerlo.. No podía ser real y de hecho dudaba que todo fuera real porque su experiencia le había llevado a pensar que el amor no existía. Ese amor de telenovela no era real y se mantenía firme en su convicción hasta que lo conoció.

Había puesto su vida del revés, había roto todas sus creencias y sus verdades. Él rompía el molde.

Era alto, musculoso y guapo, guapo a rabiar.

Un día que su anterior pareja la llevó en moto a comer a uno de sus restaurantes favoritos aprovechó dicha comida para decirle lo que todos dicen (esto no funciona, no estoy preparado para una relación seria y bla bla bla).

Después de eso, ella se quedó quieta porque las piernas no se movían. Sin poder moverse ni articular palabra cogió su casco y se fue sin decirle ni una sola palabra.

No sabía donde iba pero andaba muy deprisa con rabia, lágrimas y decepción… Estaba tan cabreada por la cobardía que caminaba sin rumbo. Pensaba en la pusilanimidad de llevarla a su restaurante favorito para dejar la relación, no se lo podía creer. Para cortar no hacía falta llevarla al restaurante donde tantos días habían comido enamorados.

Entre sollozos caminaba con el casco en la mano que movía a la par del brazo cómo si quisiera golpear a su inocencia y a su imbecilidad.

De pronto oye una voz en la carretera que le dice _¿quieres que te lleve?_.. Era un desconocido que iba en moto y al verla sollozando y con el casco en la mano le pareció que necesitaba ayuda.

Ella lo miró e hizo lo impensable, decirle que si.

Ahora que lo piensa no sabe cómo tuvo valor porque el tal salvador podía haber sido un asesino en serie y haberla hecho desaparecer sin que nadie lo hubiera averiguado jamás.

“Dios vuelve en una Harley” de Joan Brady es uno de mis libros favoritos….

La llevó hasta su casa pero ella llorando le dijo que la dejara dos calles antes para que no supiera donde vivía. Al llegar se bajaron ambos y ella le comenzó a contar todo lo pasado y él la escuchó sin hablar. Cuando se percató se dio cuenta que era guapísimo y muy alto… Él le confesó que le había pasado algo igual y que lo mejor es olvidar. Le aconsejó tan bien que escuchaba embobada..Su voz le calmó de tal manera que se despidieron dándose sus teléfonos
Ese salvador se convirtió en su confidente, se hablaban cada día y empezaron a estrechar una amistad que la hizo olvidarse de su patético ex.

“El patético” cómo lo llamaban los dos no hacía más que llamarla aunque no sabía para qué porque ella se negó a cogerle el teléfono ni una sola vez. Le había roto el corazón y ahora no quería saber nada de él. Era raro el día que no tenía un mensaje de su ex o una llamada.

Sin embargo ella sólo se apoyaba en su nuevo amigo y compañero, poco a poco crearon una amistad tan estrecha que casi todo lo hacían juntos.

Poco a poco la amistad se convirtió en amor, éste en noviazgo..y así hasta vivir juntos..Llevaban dos años viviendo juntos celebrando cada año ese día en que se conocieron. Un buen día en una cabaña y delante de una chimenea le propuso matrimonio…Acabaron con dos hijos y felices cada día.

Esta pequeña historia, con ciertos matices reales te demuestra que no hay que negarse al amor, no lo busques porque el amor viene sin pensarlo. Las oportunidades se dan en una centésima de segundo y quizás, cuando menos lo esperas aparece tu salvador para volver tu vida del revés.
No te des por vencido porque en los peores momentos y cuando más mal estás puede aparecer ese salvador que te hará enloquecer de amor.

Sé tal y cómo eres sin más, porque el que te ame lo hará con tus defectos y tus virtudes. También escucha a tu cerebro que te advierte de las cosas que no funcionan y cuanto antes acabes con las relaciones nocivas mucho mejor.


Autor: El mundo de Aylin

@mi_edad_perfecta

@conmdesanchez

https://www.facebook.com/helena.sanchez.90281


Recuerdos Rotos

Prólogo

Llegaste tiritando de frío a aquella casa y todo se nubló por un momento.  


 Era una casa antigua con olor a pasado, a vidas vividas y a dolor, sí, mucho dolor. Tenías frío porque nevaba en el exterior, pero cuando sentiste el interior del caserón, te atrapó otra clase de frío. Era un frío de añoranza, de soledad, de autocompasión y de castigo.

Compraste esa casa sin visitarla apenas presencialmente porque sólo querías escapar de tu vida. El destino te llevó a ese lugar y a esa nueva morada que estaba en venta. Con seguridad en ti misma llamaste al teléfono que figuraba en el cartel de “SE VENDE” y sin más la compraste. Te sorprendió su bajo precio siendo una casa victoriana del siglo XIX, pero no tenías intención de pensarlo dos veces. Te lanzaste a esa nueva aventura.


Asombrada de la sensación que te invadía, fuiste consciente de que la casa se veía diferente al anochecer. Era sorprendente que no tuvieras miedo, pero así era.  


En tres meses los operarios que contrataste, repararon todas las averías de la casa, la pintaron, pulieron todos los suelos, instalaron calefacción en todas las estancias, cambiaron la cocina, aseos y la dejaron lista para tu llegada. ¡Parecía mentira tanta belleza! Conservaste gran parte de los muebles que había, porque eran auténticas obras de arte del siglo en que la casa vivió sus mejores momentos.

Estabas sola en tu primera noche  y cuando dejaste de tiritar, percibiste que la calefacción estaba encendida y todo estaba a una buena temperatura.

Querías grabar tu nuevo comienzo, querías mostrar a tu público virtual cómo convivir con tus demonios pasados y cómo convertir esta casa vacía, en un hogar de buenos momentos, de amores que se tapan con la manta  delante del fuego, en una casa virtual y una casa que irías llenando poco a poco de experiencias nuevas….. Pero esta casa……


Continuará…….


Elena. M§

RECUERDOS ROTOS 

I parte



Ahora tu mundo era mostrar tu vida, hacer looks para promocionar ropa, enseñar tu día a día y lo que más te llenaba, la fotografía y la edición de éstas. Tenías mucho trabajo gracias a Dios y es lo que querías, porque trabajar no te dejaba tiempo para pensar. Fué un cambio enorme en tu vida pero por primera vez en mucho tiempo te sentías plena. Fuiste a tu habitación a ponerte el pijama y a medida que subías la escalera sentiste frío.



Era el mes de octubre y el frío había empezado antes que otros años, pero este escalofrío no era por la baja temperatura del exterior, era un frío que recorría todo tu cuerpo y del que presentías, tenías que estar alerta.


Estás a la defensiva, porque presientes algo en tu interior. Se te presentan esas sensaciones que siempre tienes cuando algo ha de acontecer. Nunca te han fallado los pálpitos, de echo, cuando los has ignorado es cuando te han venido los problemas. Ahora sientes ese latir del corazón pero la sensación es de desasosiego y de intranquilidad.

Eras tan frágil, sensible, luchadora _¡has sufrido tanto! _, Te ví caer muchas veces pero también disfruté de todas las veces que te levantaste.

Ahora empiezas una nueva etapa y dejas atrás los engaños, las decepciones, las malas artes de algunos y el poco amor de los otros. 


Te despiertas de golpe por un timbrazo en la puerta que aún resuena. Bajas rápidamente la escalera a abrir y descubrir quién llama.

__¿Quién llama?, ya va, ya va…. Pero qué pasa?__ Abres la puerta y no hay nadie… Otra vez se te ha olvidado mirar antes por la mirilla, pero ya que has abierto no hay más remedio que seguir. _Pero, no entiendo, ¿Quién diablos habrá llamado a la puerta? Porque de que han llamado estoy segura.

En el porche no había nadie, además ahora que lo piensas, si hubieran llamado la alarma hubiera saltado porque tienes cámaras con sensores desde la puerta previa al jardín.

Por un momento piensas que ha sido un sueño o una mala jugada de tu cerebro. _Seguro que me estoy volviendo majara, ¿quién va a venir a estas horas si tampoco tengo tanta gente que se preocupe por mi? _

Cierras con llave y subes hacia la habitación, cuando en la escalera ves la silueta de lo que parece un hombre extraordinariamente alto. No puedes verle la cara por estar a contraluz. Esa figura va bajando y tu corazón se paraliza de miedo, es un hombre con vestimenta rara, no aciertas a entender nada pero la figura cada vez se acerca más y de pronto alguien te coje por detrás sorprendiéndote y haciendo que todo se nuble en un momento.

_No, no, no, suélteme_. Te despiertas de golpe con el cabello revuelto y te das cuenta que todo ha sido una maldita pesadilla. Todo estaba en tu cabeza, pero bien es verdad que sigues teniendo ese pálpito raro con el que te acostaste ayer.

Lo que no se te va de la cabeza es la figura de ese hombre, que sin verle la cara, podías sentir, la tristeza de su rostro.

Continuará.


Elena. M§


RECUERDOS ROTOS

PARTE  2





Se le había olvidado un poco la pesadilla que había tenido, pero aún sentía una congoja en el corazón. Trabajaba desde cualquier parte y de ahí que comprara esta casa en las afueras de la ciudad.

Los fantasmas no existen, existen los malos recuerdos…….?

La casa estaba en un paraje precioso y en una calle donde todas las casas eran del siglo XIX. Todas eran victorianas y cada una más bonita que la antetior. La de Susana era la más pequeña de todas pero era la más entrable, diría yo.

Después de desayunar y hacer la cama, se puso a trabajar en su pequeño despacho. Estaba editando un video que había grabado hace un par de días y que hoy tenía que publicar en su canal de YouTube.

Cómo viajaba mucho para promocionar marcas, decidió contratar a una señora para que le limpiara la casa una vez por semana. Así cuando ella no estaba, la señora le podía echar un vistazo y certificar que todo estaba bien.

Después de prepararse, cogió la cámara y se dispuso a salir pues tenía que hacer fotos para un trabajo. Al bajar la escalera volvió a sentir ese frío que la inquietaba.

_¡Cálmate Susana, son imaginaciones tuyas! -_ se dijo a sí misma para auto tranquilizarse.

Ella era fotógrafa de profesión y era lo que más le apasionaba, pero con las nuevas tecnologías y la era digital por la que estaban pasando, había decidido abrir un canal de Yotube para enseñar trucos fotográficos y narrar sus experiencias. Aparte, trabajaba con marcas para promocionar sus productos.. Ahora estaba haciendo lo que verdaderamente le gustaba.

Se olvidó de todo por un momento……

Ella siempre había sentido sensaciones extrañas donde otros ni se percataban. No tenía constancia de que en su familia hubiera alguien cómo ella pero tampoco había querido indagar mucho por miedo a que la llamaran chiflada. Pero ella desde bien pequeña había presentido situaciones y sensaciones que luego se habían hecho realidad.

De pequeña se asustaba de ella misma porque no comprendía porqué tenía esas sensaciones, pero a medida que iba creciendo y se instruía, iba comprendiendo que a lo mejor simplemente ella era más empática y sensible que el resto e intuía con facilidad situaciones futuras. Esto la dejaba más tranquila.

Pero en su fuero interno ella sabía que algo andaba mal…..

Continuará….

Elena. M §

Recuerdos rotos

3ª parte



Pasaron los días y cada vez se sentía más cómoda en su casa nueva. La sensación de frío al subir la escalera no la había abandonado pero, bien es verdad, que se estaba acostumbrando.

La pesadilla del hombre alto que la miraba desde la escalera, la tenía en vilo. Casi cada noche tenía el mismo sueño, pero cada vez percibía una sensación distinta. En el último sueño el señor se presentía triste pero cercano, el señor ya no le parecía tan gigante, ya le miraba con otros ojos… Y aunque todavía no había logrado interpretar lo que quería esta figura onírica, sí que se asustaba cuando presentía que se acercaba a ella.

Ver las cosas en blanco y negro no significa que no tengan color. Las cosas que no vemos no quiere decir que no existan.

Una tarde de diciembre, llamaron a la puerta y Susana, que estaba en su despacho trabajando, fue corriendo a abrir la puerta y se quedó tal que una estatua de sal, quieta, ímpávida. Ya llevaba viviendo en su casa nueva tres meses y en ese tiempo no había tenido apenas visitas, sólo su hermano que le había ayudado a instalarse, porque sus padres ya habían fallecido.

Frente a ella estaba el hombre por el que ella había decidido poner distancia, por el que dejó todo y se aisló en una nueva ciudad. El la había traicionado en el peor momento de su vida y eso le partió el corazón. Decidió irse sin mirar atrás y andó, andó….

Tomó un café y cogió un taxi para ir a casa de una amiga que era cómo su hermana. Allí pasó la noche sin apenas decir palabra y se quedô ensimismada hasta el amanecer. Su amiga, que la conocía bien, no le preguntó, no le sonsacó, sabía que cuando estuviera preparada se lo contaría.

El le había dicho que se iba sin explicación alguna y a ella sólo le venía a la cabeza un motivo, se hábia cansado de ella. Ella no gritó, no montó una escena, no lloró, simplemente salió de casa y se puso a andar sin parar durante horas y horas. Cuando quiso darse cuenta había cruzado toda la ciudad sin parar.

Al día siguiente ya tenía claro lo que iba a hacer. Cuando llegó la hora en que sabía que él estaría fuera, se dirigiô al piso que compartía con él a recoger sus cosas. El apartamento era del que hasta hace poco había sido su amor, así que no tenía que llevarse más que cosas personales.

Alquiló un piso pequeño de momento y allí se quedó recluida sin saber que existía. Se creía muerta, se veía destruida, se sentía vacía, se sentía pequeña. Tantos años viviendo un amor de Película, o eso creía ella, y en un segundo todo se acabó.

No volvió a hablar con él, la llamaba, le dejaba mensajes, le imploraba, pero ella se cambió el teléfono y no tuvo más contacto. Ni a su amiga le había dicho donde se había ido a vivir, por miedo a que, en un afán de ayudar, le pudiera revelar a él su dirección.

Ahora estaba allí, frente a su puerta, más guapo que nunca. Por un momento se quedó sin palabras. Habían pasado tres años y ya casi no pensaba en él. En el piso alquilado vivió estos tres años hasta que un día vino a esta ciudad por trabajo y es cuando se enamoró de la casa.

_¿Qué haces aquí, quién, quién te ha dado mi dirección?_ _Eso no importa, no crees. Ya que estoy aquí, ¿no me vas a invitar a un café? _ _Sí, perdona mi grosería, por supuesto, puedes pasar._

Lo dejó pasar aunque su corazón latía rápido. Lo acompañó a la sala y él al ver la casa se quedó asombrado de lo acojedora que era por dentro. Le ofreció asiento y ella fue a la cocina a preparar café.

Ya hacía casi tres meses que vivía en esta casa y cada vez se sentía más cómoda en ella. Aunque no dejaba de percibir escalofríos a veces, optó por no darles importancia. Ahora se sentía más segura porque el tiempo había obrado su poder y además jugaba en su campo, aunque no pudo evitar temblar ante la presencia de su pasado.

Seguía sintiendo ese nudo en el pecho al estar frente a él y un escalofrío que recorría todo su cuerpo……

Un escalofrío distinto, un escalofrío que impregnaba todo su cuerpo de silencio…

Continuará.

Elena. M§


Autor: El mundo de Aylin.





RECUERDOS ROTOS………. PARTE IV



https://www.elmundodeelena.es/

El se sentó en uno de los sillones individuales de la sala y ella se sentó enfrente de él. Preparó el café y trasladó la cafetera y el servicio en una bandeja para servirlo delante de él. Ella sabía de sobra cómo le gustaba tomarlo pero no le iba a dar el gusto de mostrarlo. Así de esta manera cuando puso la bandeja en la mesita auxiliar, le preguntó cómo lo quería.

Se quedaron sin articular palabra unos segundos que a Susana le parecieron horas. Cuando volvió en sí le preguntó qué lo había llevado ante su puerta después de tres años.

__Bueno, te echaba mucho de menos y quería aclarar las cosas porque me voy lejos y quizás no vuelva__

Ella se quedó blanca, porque aunque desde hacía ya mucho tiempo se había autoconvencido que lo había olvidado, la verdad es que ahora que lo tenía enfrente su muro se había derribado. Todo lo que tenía guardado en un lugar remoto cerrado con siete candados, ahora se liberaba sin previo aviso.

Por eso cuando oyó que se iba lejos para no volver sintió un vuelco en el corazón.

__¡Ah, sí! Te vas? Vaya, y ¿te vas por trabajo o hay alguna otra razón? Bueno aunque no tienes por qué darme ninguna explicación si no quieres__

__Y tú, ¿cómo estás? He seguido tu trabajo y me enteré que expusiste tus fotografías en aquel espacio que tanto te gustaba. Leí las críticas y me sentí orgulloso__

Ella estaba atónita. Después de lo pasado en su relación, viene cómo si tal cosa y habla de la vida cómo si fuéran dos amigos normales que se cuentan sus problemas.

__Sé que estarás pensando que, ¿cómo después de tres años hablo cómo si no hubiera pasado nada? , pero me ha alegrado tanto verte que el tiempo se  ha detenido cómo si nada malo nos hubiera alejado. Me voy sólo y me marcho, digamos, porque es bueno para mí y ya llegó la hora de hacer frente a algunas cuestiones. Pero quizás vuelva y podamos volver a empezar, olvidando aquello que nos separó __

Ella se quedó inmóvil y todo a su alrededor estaba difuminado, todo a su alrededor seguía vivo y ella había muerto. Sabía que su relación ya había acabado, pero en su fuero interno tenía la esperanza que él la buscaría para confesarle su desesperación y que no había logrado rehacer su vida sin ella.

Ahora lo tenía allí en su sala y le había confesado que se iba. Sintió rabia, sintió una ira interna por tener ese yo interior que no acababa de escarmentar de los palos dados. Amonestó a su corazón por actuar así y cómo siempre e irremediablente le ganaba el pulso a su cerebro.

El siguió contando:

__Sí, he de irme aunque ha sido bastante repentino y no lo quería hacer sin hablar contigo antes. Sé que te dañé cuando no te lo merecías, sé que traicioné tu confianza cuando jamás dejaste de creer en mí, sé que jamás he querido ni querré jamás a nadie cómo te amo a ti y he tardado tres años en venir porque necesitabas tu espacio. Ahora ya estás preparada para oírme y verme.

Ella lo escuchaba con atención y por un momento sintió un escalofrío que la hizo tiritar.

Siguió hablando su antiguo amor:

__Quería volver a verte, quería decirte que no te infravalores, que seas consciente de que tu valía es tal que a mucha gente dejas sin palabras. Eres buena en lo que haces y eres la persona más buena y honrada que haya conocido jamás. Haz caso a tu instinto que jamás te engañó y jamás lo hará pero oye también al corazón que es quien te hacer ser quien eres.

Ella estaba sin palabras, no podía articular frase alguna, porque aunque su corazón había sido cortado en trocitos pequeños, presentía que todas esas palabras bonitas y de aliento que le estaba dedicando su amor, eran sinceras. Las sentía en el corazón e inexplicablemente se sentía en paz. Era algo extraño, sentía una sensación de armonía que le gritaba que todo estaba en su lugar, ahora su instinto le dictaba un nuevo capítulo y que, aunque jamás volviera a ver a su antiguo compañero de vida, no echaría de menos su presencia porque pasara lo que pasara en un futuro, lo llevaba en su corazón.

Se había disipado el rencor, la autocompasión, la baja autoestima, todo había sido eliminado de su alma cómo si de un milagro se tratara y ya no sentía que su vida estaba inacabada.

Siguieron hablando de cosas varias y se pusieron al día de las novedades por ambas partes y sin darse cuenta habían pasado casi seis horas en las que no habían parado de hablar, de reír y de respetarse mutuamente.

Llegó la hora de despedirse y él la abrazó tan fuerte que podía sentir el latir de su corazón.

__bueno, no quiero que sea una despedida porque no te voy a dejar de lado. Estaré para ti, siempre. __






Recuerdos rotos V parte



Ella estaba en shock, ¿Qué había pasado? Ayer vivía su vida intentando volver a sentir, a rehacer todos los pedazos de su corazón y hoy había sentido tal paz interior que su mundo se había vuelto del revés.


Ahora se sentía capaz de cualquier hazaña, ahora estaba llena de energía, tenía muchas ideas en la cabeza que tenía que convertir en realidad. Se fué a la cama con esa nueva sensación tan extraña para ella que era la paz, la tranquilidad…

A la mañana siguiente se levantó temprano porque tenía que hacer una sesión de fotos para publicitar un producto y no quería perderse las primeras luces mañaneras. Se despertó irradiando luz, se maquilló sutílmente, se colocó unos vaqueros, sus botas Aston Martín, una blusa blanca, una chaqueta vaquera y salió con su mochila repleta de teleobjetivos.


El día pasó rápido porque la fotografía era su pasión y además ella sabía que era buena en lo que hacía.

Cuando llegó a casa le pareció cómo si no se hubiera ido, se puso el pijama para estar cómoda antes de cenar y se puso una serie en la tele mientras comía. Después continuó trabajando en la elección y edición de las fotos que había hecho ese día.

Pasaron los días y algunas semanas en donde su estado de ánimo no había cambiado. No había vuelto a saber nada de Fede (su ex) pero seguía sintiendo la misma paz interior que la de aquel día. Hoy veinticinco de marzo de 2020 hacía tres meses, que él había vuelto a su vida para cambiarle la percepción que tenía de sí misma. La fecha de su visita no la olvidaría jamás “25 de diciembre de 2019”, además navidad.

Su casa estaba ya lista, tal y cómo siempre había soñado. Cada cuadro, cada adorno, cada cosa que había elegido era algo con valor para ella por distintas razones.

Un buen día, tres meses después de la inesperada visita, aparece su hermano en la puerta y ella se queda sorprendida pero contentísima de tenerlo allí. Él vivía a dos horas de su ciudad y cuando iba a visitarla lo hacía para pasar con ella una temporada.

Continuará.

Elena. M§

Recuerdos rotos

 parte VI



Susana se alegró mucho de ver a su hermano. Había ido poco por su casa pero ella sí que había ido a visitarlo más a menudo.


Juan, su guapo hermano, se quedó sorprendido del aspecto de la casa de su hermana, que había sufrido cambios desde la última vez que él estuvo allí.

__Ven, siéntate… Tienes mucho que contarme Juan. Y ¿esa chica que has conocido, que tal es? ¿De dónde es, a qué se dedica? Le preguntó Susana..

__¡Ayy, Susana, mi hermanita querida…. Cuánto te extraño!

Se quedó mirando todo a su alrededor  y pensó que la quería con toda su alma, pensó que desde que sus padres murieron habían estado solos en la vida. __¡pobre hermana mía y lo que ha tenido que sufrir y esforzarse por conseguir su éxito y su dicha ! Y él que estuvo con ella en su esfuerzo no podía haberse sentido más orgulloso de ella.

Cuando estaba con Fede le veía en sus ojos un brillo cómo cuando era niña,  la sentía descansada, sosegada, féliz…. Eran almas gemelas y le dió mucha pena el adiós.

Juan era escalador profesional y daba clases en un colegio.Cada cierto tiempo formaba un grupo de Profesionales y hacían  un viaje largo para subir a alguna montaña. Susi temía mucho por la seguridad de su hermano y por la peligrosidad de su trabajo.

Cada noche rezaba para que no sufriera ningún accidente, además cada día encendía una vela para que todo les fuera bien.

Su hermano se sonrojó al pensar en las conversaciones que tenían cuando ambos eran aún adolescentes. __¡Qué recuerdos, qué pánfilos éramos los dos! __

Susana siguió a su hermano con la mirada mientras éste subía  al cuarto de invitados para dejar sus cosas y luego bajó a tomar un café.

Ella tenía muchas ganas de contarle lo que había experimentado hacía tan sólo tres meses y cómo la visita de Fede le había ayudado a calmar esos demonios que ahora su hermano no había visto en ella.

Se pasaron hablando y comiendo galletas toda la tarde y cuando llegó la hora de cenar no tenían hambre. Prepararon una serie para ver juntos en la tele por cable y ambos pensaron que las cosas trascendentales las dejarían para el día siguiente.

Juan en la cama no dejaba de pensar que tenía muchas cosas que hacer y que hablar. La veía tan recuperada últimamente, la había sentido tan féliz que era injusto….

Con este pensamiento en la cabeza tardó en dormirse pero finalmente lo consiguió.

Susana no dejaba de sentir ese escalofrío que cada vez más se le metía en las entrañas.

Continuará…

Elena. M§

Recuerdos rotos

PARTE VII

A la mañana siguiente Juan bajó a desayunar con unas ojeras considerables porque  apenas había podido pegar ojo. 

__Buenos días, Juan, qué bien huele el café, ¿me pones un poco?__

Juan parecía que no la había oído porque aún  seguía medio dormido.

Ella tomó un vaso de café y oyó el timbre de la puerta. Abrió su hermano y era una chica que lo besó en la boca. _¡Ahhh, esta joven sería con la que estaba saliendo! _

Eso era lo que Susana pensaba y tenía razón, ella venía para acompañar a su hermano y conocer por fin la casa victoriana tan famosa de la que su hermano le hablaba continuamente.

Juan le había relatado que la casa se vendió más barata porque los antiguos dueños y descendientes de los propietarios primeros, al parecer oían ruidos y presentían sensaciones extrañas. De tal manera que decidieron venderla rápido para poder comprar un apartamento en el centro de la ciudad más pequeño y luminoso. Juan también le había comentado que su hermana era muy escéptica en esas cosas y por eso no le comentó nada a su hermana.

Ahora ella iba a conocer por fin esa supuesta casa encantada…. Era tan acogedora y bonita.. Ni Juan ni Susan creían en esas patrañas por eso Juan obvió informar a su hermana.

_Gracias por venir Rebeca, eres la mejor! Pasa, pasa que he hecho café.

A Susana le pareció una chica preciosa y muy elegante. Era de esas mujeres que llevaban el carisma de nacimiento y sin pretenderlo siquiera, dejaban un halo de luz por donde pasaba.

_hola Rebeca, soy Susana_se presentó mientras ella cogía la taza de café que le dio Juan. Estaba de espaldas a Susana y vio el cabello tan bonito y largo que tenía.

_Vamos Juan, yo te ayudaré, para eso he venido… Te veo un poco mejor, ¿cómo lo llevas? Tardará en irse el dolor, pero se irá.

_¿pero de qué dolor habla, qué episodio le había pasado a su hermano que ella desnocía? _

Juan ofreció otra taza de café a Rebeca y miró hacia donde se sentaba su hermana, su sillón orejero favorito, y pensó que ¡Qué bonita estampa!

Pasado un rato en el que hablaron de trabajo ambos subieron al piso de arriba.

Susana seguía perpleja y preocupada por aquello que le había pasado a su hermano y que ella desconocía, ¿por qué su hermano no lo había compartido con ella?.

Llevaban arriba un momento y los oía murmurar y quiso subir a ofrecerles algo de comer, y cuando subió se quedó blanca delante de la que era su habitación.

Su hermano estaba con los cajones y Rebeca en su vestidor  guardando  su ropa metiéndolas en  bolsas y con cada prenda su hermano hacía mención a alguna anécdota. En cada bolsa  ponían una pegatina que recordaba a donde las iban a donar.

_Ahhh, ahora lo entiendo! Esto es una broma de mi hermano que hace cómo si no estuviera… De pequeños le gustaba hacérmelas a todas horas  y mis padres se desternillaban porque ellos también participaban.._

Pero lo de sacar la ropa no le hacïa gracia, estaban sacando todo lo que habïa en el vestidor y eso la irritaba… Si era una broma ya estaba  llegando bastante lejos.

Empezó a llamarlos otra vez en voz alta sin respuesta y ya se estaba empezando a cansar cuando…

De pronto oye unos pasos detrás de ella y encuentra subiendo la escalera a Fede… Se queda muerta.….

_¿pero cómo has entrado? Pero ¿qué haces aquí? _

_Tránquila venía porque al final quería volver a hablar contigo y además quería hacerte una proposición. Tengo cosas que contarte para que puedas entender_

Fede había llegado para abrirle los ojos de esta dura realidad.

_Te estás preguntado porqué tu hermano no te contesta y te exasperas, pero Susi, no te contesta porque no te ve. _

_¿cómo que no me ve? Pero si estoy en mi casa y él ha venido a visitarme_

_no Susi no, él ha venido a recoger tus cosas porque después de tres años en coma has fallecido…. Te lo explicaré para que todo tenga sentido para ti_

_Hace tres años el 25 de diciembre íbamos a visitar nuestra nueva casa porque el día anterior acabaron las remodelaciones. Cómo era Nochebuena y teníamos que ir a casa de tu hermano a pasarla con él y unos amigos, no pudimos verla totalmente acabada así que a la mañana siguiente le dijiste a Juan que tenías mucha ganas de ver tu nueva casa y que para el 31 de diciembte lo volverías a ver de nuevo_

_pero, no puede ser. Tú y yo rompimos hace tres años. _

_no, eso no fué verdad. No sé porqué creíste en nuestra ruptura si jamás nos hemos separado desde la universidad. Al ir de camino a nuestra casa nueva un coche que venía de frente perdió el control y nos embistió frontalmente. Yo me fuí en el acto y a ti te trasladaron al hospital quedando en coma.

.. Estabas en un abismo de donde no podías salir, tu mente se trasladó a tu nueva casa y de aquí no te marchabas. El 25 de diciembre pasado, hace sólo tres meses, vine a verte porque fué el día que se paró tu corazón. No lo superaste mi pequeña Susi y necesitaba decirte cosas y contarte la verdad pero no me atreví. ¡Estabas disfrutando tanto  tu casa! que pensé que encontrarías tú sola el camino… Pero no lo encuentras y vengo a acompañarte._

Todo quedó en silencio y el escalofrío era ya puro hielo, pero nada comparado con su cerebro que no asimilaba lo que acababa de escuchar. Pero si ella sentía, oía, hablaba… No era posible… Ella pensaba que todo era un sueño, que en cualquier momento se iba a despertar y todo sería una pesadilla. Ella se acordaba de cómo acabaron su relación, de lo mal que lo pasó.

_sé lo que estás pensando y no, no cortamos y no me fuí, entonces, pero sí me fuí cuando abandoné este mundo de los vivos aunque nunca te dejé. Siempre he estado contigo incluso en tu coma_

Continuará.

Elena. M§

RECUERDOS ROTOS Parte VIII


_Susi, tu mente normal se paró hace tres años y creíste que mi abandono de ese día era un abandono real. Lo demás no sé porqué pasó, no sé porqué te hiciste una historia con tu amiga a donde fuiste, el alquiler del piso.. Todo lo que me contaste que hiciste no entiendo la razón, quizás tu mente en el fondo sabía lo que estaba pasando y se creó una realidad paralela para evitar tal dolor. Sólo vengo a que me des tu mano porque es hora de irnos, es hora de estar juntos para siempre_


Allí donde las almas van no hay dolor, no hay tristeza, sólo hay paz para aquellos que vivieron con un alma limpia..


No lo podía creer pero ahora que lo pensaba todo tendía más sentido.

Susana ahora entendía el escalofrío tan grande, las pesadillas con el hombre en lo alto de la escalera que bajaba hacia ella y que ahora sabía que era Fede llamándola.

_hay cosas que no las sé porque soy un alma que aún está errante, pero supongo que tu mente en coma me veía porque yo siempre he estado aquí junto a ti, me sentías pero tus ojos no podían verme y eso me preocupaba porque estar en coma es cómo está muerta.

Susi ¿te has dado cuenta que todo es tal y cómo creías? El más allá existe y lo fantasmas, que ahora somos nosotros, también existen. Aün no hemos visto qué nos depara después, pero lo que sí sé es que iremos juntos de la mano.. _

_que pasará con la casa? Que pasarán con mis cosas? _

_Tránquila, tu hermano se encargará de ponerla en alquiler HASTA que decidan venderla. La única condición será que ningún inquilino quite ningún mueble. Quizás la conviertan en un pequeño hotel de tres habitaciones, para vender una experiencia de un fin de semana en una casa victoriana del siglo XIX. _

_de eso no te preocupes Susi, es hora de irnos. _

Susana miró a su hermano y sintió mucha pena por él, le dolia que tuviera que pasar otro mal trago pero se tranquilizó pensando que ahora estaba con Rebeca.

_quizás podré ver ahora a mis padres… Después de todo no sé porqué el ser humano teme tanto a la muerte.. _

Cogió de la mano a Fede y ambos emprendieron rumbo hacia ” Para siempre”.

Fin.

Elena. M§

K

Escribir es todo lo que quiero

Mundo compartido


Sopor oscuro 1ª parte


Pensé que lo que había visto no podía ser real. Estaba despierta y era consciente de todo a mi alrededor, pero era imposible.

Todo empezó con mi llegada al hospital entrando con una ambulancia en urgencias. Sólo oía, no veía nada más que luces casi imperceptibles.

Escuché a muchos médicos hablando unos con otros pero no lograba entender casi nada de lo que murmuraban. A mi acompañante le preguntaban cómo había sido, qué había provocado que estuviera de esa manera….y él casi no podía articular palabra. 

Yo seguía sin apenas darme cuenta de nada pero lo que estaba viendo no me parecía lógico. Estaba grave por lo poco que podía entender mientras hablaban los medicos con palabras técnicas que no entendía, pero aquella figura me parecía extraña.

Mi acompañante explicó que al parecer me había caído por un pequeño barranco cuando iba en bicicleta.

Estando en la ambulancia me seguía una persona a la que no podía verle la cara porque mi vista sólo veía cosas borrosas, pero esa persona me repetía ” —Tú no eres Marga, tú no eres Marga, tú no eres Marga”—.

Yo no sabía nada..Aunque no era consciente de lo que me había pasado y aunque estaba cómo en una nebulosa, sabía que estaba despierta porque oía a los paramédicos hablar muy deprisa sobre mi estado.

¿Pero por qué esa persona me repite y me repite que yo no soy Marga? Yo me llamo Marga y de eso estaba totalmente segura...

Continuará.

#soporoscuroprimeraparte#

ELENA. M§

Sopor oscuro 2ª parte

Estaba cómo en un sueño en el que no veía bien, no oía bien y sea lo que sea que me hubiera pasado no sentía nada.

Lo más alarmante y que no lograba dejar de ver es a esa persona que me repetía lo mismo una y otra vez.

De pronto todo se apagó y ya no vi nada más.

Me desperté sin dolores pero no reconocí la cama. No sabía que estaba pasando ¡esa no era mi cama y no era mi habitación ! Me levanté y salí a un pasillo con puertas blancas y fui abriéndolas una a una. Eran habitaciones normales, muy bien decoradas pero las de una casa normal.

Bajé las escaleras muy confundida y entré en un salón muy grande que no reconocía. Me dirigí hacia la cocina y por un momento retrocedí porque había visto unas fotos en una pequeña biblioteca del salón.

En la foto había una pareja de unos cuarenta años y una chica que tendría unos dieciséis ó diecisiete años con pelo largo negro y facciones casi orientales aunque no parecía ser oriental.

Seguía sin entender nada y por un momento pensé que estaba en un sueño—¡¡¡¡Eso es, esto es un sueño y sigo en el hospital!!!!—.

Decidí subir a la habitación y tumbarme en la cama porque la verdad estaba un poco cansada y al parecer me dormí.

Me desperté y al abrir los ojos seguía en la misma habitación. Ya me estaba empezando a asustar porque todo aquello no tenía sentido. Pensé ¿ y si me han secuestrado ó he salido del hospital y esta buena gente me ha socorrido?

Fui hacia el baño que había en la habitación a lavarme la cara. Me sequé con una toalla que olía cómo a lilas y recorrí visualmente el aseo, al dar la vuelta había un espejo grande de cuerpo entero, el reflejo que vi era el de la chica de dieciséis ó diecisiete años con rasgos orientales.

Estaba temblando y no podía parar ¿—Qué me estaba pasando—?. Seguía temblando sin parar y por un momento empezaron a venirme imágenes a mi cabeza y empecé a visionar mi vida.

Me llamaba Marga, tenía 35 años y estaba casada. Llevaba unos años en una profunda depresión y aunque tenía una hija de 7 añitos y mi marido era maravilloso, sentí que mi vida no tenía sentido.

Recuerdo que salí de mi casa con la bici muy deprisa y estaba tan triste que pensé que mi momento había llegado…Un coche pasó en sentido contrario y sin pensarlo dos veces me lancé hacia él y recuerdo que acabé en un terraplén con la bici. ¡Ya lo había conseguido, había llegado mi hora!.

Lo siguiente que recordé muy difusamente era la llegada al hospital y despertarme en aquella casa extraña.


Ahora estoy en esta casa sin saber cómo había llegado y qué significaba todo aquello.

Al cabo de un rato oí a gente que entraba en la vivienda y me metí en la cama haciéndome la dormida.


Se abrió la habitación y una mujer le dijo a un hombre —Cariño, nuestra hija está bien gracias a Dios pero aún está dormida, — — sí, no la despertemos, ya bajará
—.

Cerraron la puerta y entendí que eran los padres de la joven o sea “mis padres” pero¿ por qué tenía el aspecto de la joven pero el cerebro era el mío, las sensaciones, vivencias y recuerdos eran míos? Había visto tantas películas al respecto que no lo podía creer. Finalmente decidí bajar y ver qué pasaba..Igual se me había dado una segunda oportunidad porque de lo que estaba segura era de mi arrepentimiento por haber intentado quitarme la vida.


La vida es tan bonita que ¡cómo pude pensar en hacerles esto a mi familia!

Bajé las escaleras y me dirigí hacia la cocina a enfrentarme a mis “padres”. No quise hablar mucho y cómo estaba confusa todo iba a ir bien…Cuando terminé de cenar lo que me había puesto aquella señora desconocida pero que ella daba por hecho que yo era su hija, me despedí con un breve —me subo a dormir—y fui hacia la habitación de esa joven de cuyo cuerpo era yo ahora su inquilina.

Me metí en la cama sin saber cómo enfrentar esta situación y empecé a llorar mucho, tanto que me quedé dormida.


Abrí los ojos muy lentamente porque me dolía mucho la cabeza, veía borroso y oí voces que gritaban —¡Se está despertando, se está despertando!—. Reconocí la voz de mi marido y lo vi allí llorando y abrazándome. Luego vinieron los doctores y me abrieron los ojos, me pusieron una luz cegadora enfrente y dijeron que todo estaba bien, lo peor ya había pasado..Oí nuevamente a mi marido llorando.

Poco a poco fui despertando y recordando lo que había pasado y le pedí perdón, lloré, grité por lo que les había hecho y que no me perdonaría jamás. Mi marido con todo el amor de mundo me cogió la cara muy suavemente y me dijo que todo estaba bien, lo que importaba era que yo iba a salir adelante y que todo se arreglaría.


Le dije después de toda una tarde allí hablando que se fuera a casa que estaba bien y ya no hacía falta que se quedara más noches, porque una de las enfermeras que me trajo un zumo, me había dicho que mi marido se había quedado todas las noches.


¡Madre mía cómo amaba a ese hombre!. —cariño esta noche me quedaré contigo porque te tengo que dar una noticia y no quiero que estés sola—. Por un momento pensé que le había pasado algo a nuestra pequeña pero me tranquilizó y me dijo que estaba perfectamente con mi madre, —amor, te arrojaste a un coche y casi te matas. No has sufrido daños cerebrales sólo daños en una pierna y por eso está toda vendada. El doctor dice que en un par de meses con rehabilitación te pondrás perfectamente, por este motivo los psicólogos me han sugerido que cuando salgas y para hacer la rehabilitación te ingresemos en un centro especializado con psiquiatras y psicólogos que te ayudarán. Me he negado en un principio pero cómo la policía ha tenido que intervenir me han sugerido que es lo mejor para ti, así que les he dicho que está bien—
.


Me quedé tan impactada que no dije nada en casi una hora. Él intentaba normalizar todo y darme ánimos pero yo no escuchaba . De pronto le dije––no importa, estoy viva y eso es lo verdaderamente valioso, la vida es bella y lo superaré —. Nos dimos un abrazo y pensé que era la mujer más afortunada del mundo y qué sería buena decisión.


El me siguió contando que llevaba seis meses en coma y que ese día me había despertado.

Eso sí que no lo esperaba, ¡pensé que habrían pasado varios días!. Eso me impresionó pero era lo que me habia buscado por haber hecho esa barbaridad.


Al cabo de un rato, él se acostó en la cama supletoria que había en la habitación y yo me dispuse a dormir y a asimilar todo lo que había pasado. Entendí que todo lo que había creído vivir en esa casa había sido un sueño durante mi letargo, ¿pero había sido un sueño ó había algo de realidad?


Mi pequeña había venido varias veces a verme y eso me dio las fuerzas para luchar…y sin entonces saberlo iba a necesitar todas las fuerzas del mundo para poder aguantar lo que me pasaría después.

Continuará.

#soporoscurosegundaparte#





Publicado porEl mundo de Aylin.20 mayo, 2020Publicado enEntretenimiento

Publicado por El mundo de Aylin

A veces lo que miras no es lo que ves

Sopor oscuro 3ª parte. 




Estuve en el hospital psiquiátrico unos 5 meses y salí entonces. La pierna estaba muy bien pero aún necesitaba muletas para andar y más rehabilitación.

 Mi marido vino a buscarme y le dí un abrazo enorme porque ya había acabado todo. Mi psiquiatra me mandó una serie de pastillas pero me dijo que no me preocupara porque pronto dejaría de tomarlas.

Estaba un poco decepcionada porque pensé que traería a mi niña pero mis padres pensaron que era mejor que estuviera unos días sola con el papá para adaptarme y él estuvo de acuerdo. Mis padres vinieron todos los días de visita sin faltar ni uno así cómo mi marido.

Llegué a casa y sentí un escalofrío que me perturbó..Era mi hogar decorado por nosotros muy poco a poco a nuestro gusto y con esfuerzo, pero me sentía inquieta.

Cenamos un poco con una copa de vino y me supo la mejor copa del mundo. Yo no podía tomar alcohol pero por una copita no iba a pasar nada.

Ya me sentía cansada y nos fuimos a la cama…Pensé mucho sobre la nueva vida que me esperaba y me sentí feliz.

A la mañana siguiente bajé a desayunar y encontré una nota en la encimera de la cocina junto a un pastelito de los que me gustaban — hasta la noche, te quiero—.

Me preparé un café y me senté a desayunar. Cogí el periódico para ver algunas noticias ¡me parecía un siglo desde la última vez que vi las novedades del mundo!

Al ver la portada me quedé helada, tan helada que se me cayó el café.

En primera página aparecía “La joven de dieciseis años que fue encontrada por su padre atada, violada y torturada en su propia casa, despues de casi 11 meses en coma acaba de fallecer” . Pero cuando vi la foto de la joven no pude reaccionar….Era la joven de aspecto oriental de esa casa. En el artículo aparecían fotos de donde fue encontrada y de diferentes puntos de la vivienda y era la misma casa en la que me desperté y la joven era la que me prestó su cuerpo en mi letargo.

Ya no podía más, tenía taquicardia, el corazón parecía que se me iba a salir del pecho, creí desmallarme pero no lo.hice ¿que estaba pasando en mi vida y porque soñé con esa chica si no la había visto en mi vida y mucho menos el aspecto de su casa?.

De pronto mi cerebro empezó a funcionar y me vinieron todas las imágenes a mi cabeza y todo empezó a aclararse por fin.

Ahora en mi casa y con mis cosas alrededor, recordaba al milímetro lo que me había pasado desde ese fatídico día que me atendió la ambulancia.

Llevaba mucho tiempo sospechando que mi marido me engañaba, porque hablaba por teléfono a escondidas y cuando lo llamaban se iba a la otra habitación diciendo —perdona cariño lo tengo que coger, es trabajo y no quiero molestarte—. Llegó un punto que ya me empezó a parecer anormal y que algo estaba pasando. Le pregunté muchas veces si se estaba viendo con alguna otra mujer y me decía que no, ¡cómo se me ocurría pensar eso, nuestra hija y yo éramos lo más importante para él.!

Mi marido era informático de una multinacional y trabajaba para la sede de nuestra ciudad. Muchas veces tenía que actualizar programas y lo hacía por la noche ó por la tarde para no entorpecer el trabajo de los empleados. No tenía un horario fijo aunque casi siempre era por la tarde ó por la noche. Después de sospechar de las llamadas ya no me creía lo de los horarios tan variados.

Un día que trabajó por la tarde yo me había planteado seguirle. Ese día estábamos tomando café y después de un rato se disponía a irse —Hasta la noche cariño, te amo— y yo le dije —está bien, hasta la noche— y se despidió con un beso cómo siempre. Ese día mi pequeña no estaba en casa porque mis padres se la habían llevado a dormir con ellos ya que al día siguiente, sábado, la iban a llevar al circo.

Aprovechando esta situación ya había pensado en seguirlo. Su trabajo estaba cerca de casa pero solía llevarse el coche porque a veces tenía que transportar algún equipo pesado. Yo pensé ir en bici porque lo que quería comprobar primero, es si iba a trabajar ó no. De esta manera cuando se despidió salí por el garaje y cogí la bici. Iría por otro camino para que no me viera y cómo él tenía una plaza de aparcamiento con su nombre justo a la entrada, aunque no lo alcanzara vería si estaba el coche ó no.

Cogí ese camino y empecé a pedalear cómo si no hubiera un mañana y de pronto veo su coche aparcado en una casa y pensé que se habían confirmado mis sospechas. En en ese momento muy enojada me dije ¡esto no se va a quedar así, eso de tratarme de loca se iba a acabar!

Aparqué la bici al costado de la casa y me disponía a llamar cuando de pronto escuché gemidos y la voz de él diciendo ––cállate, cállate la boquita porque no saldrás viva si sigues así—. De improviso ni me lo pensé llamé al 112 y dije que oía gritos en una dirección y a la vez empecé a aporrear la puerta y a gritarle que era yo y que había llamado a la policía, entonces abrió y lo que ví me impactó..

Tenía a la chica con aspecto oriental que por un breve momento había sido yo, atada, amordazada y totalmente desnuda en el suelo. Estaba llena de sangre y él con un mono blanco, guantes y gorro. No llegué a ver más porque me cogió por el pelo y me arrastró hacia el interior.

si te mueves o gritas te mato, así que procura estar calladita que he de acabar lo que he empezado y después nos iremos antes que venga la poli—. De pronto coge el martillo que tenía al lado de la chica y le da un golpe en la cabeza ..En ese momento corrí hacia la puerta y cogí la bici pero él que ya había acabado con la adolescente y me siguió con el coche,me embistió y caí. Recuerdo muy vagamente que me cogió y me tiró por un terraplén junto a la bici. Lo próximo que pude vislumbrar fue la ambulancia y todo lo vivido después.

Cómo yo no recordaba nada él estaba tranquilo. Los médicos le habían confirmado que no recordaría lo sucedido y que quizás tampoco nada de mi vida anterior aunque cuando desperté él verificó que el episodio no lo recordaba pero que mi vida anterior sí. Al parecer él había dicho que me lanzé contra un coche que se dio a la fuga y caí por el terraplén, les dijo que quise suicidarme.Alguien me encontró junto a la bici llamando a emergencias.

Recordé cómo cuando estaba en coma, de vez en cuando creía oír una voz, esta vez masculina, que me repetía día a día—¡ cómo has podido hacernos esto, nuestra hija no te lo va a perdonar, estuvo tan triste, te lanzaste contra un coche para quitarte la vida, mala madre!—. 
Me lo dijo cada día y cada noche que mi cerebro se convenció de ello en lugar de recordar que había intentado matarme. Ahora entiendo que se quedara todas las noches…queria estar seguro que cuando me despertara no recordara nada de lo que pasó realmente.

Ahora en la actualidad y habiendo recordado todo me encuentro desesperada por la mentira en la que he vivido. Estoy en mi casa pero mi vida se ha desmoronado en un día.

Con todo esto y con miedo a que pudiera venir, llamé a un taxi y me fui a la policía. Les conté lo que había visto esa noche y lo que me había pasado. Ellos me dijeron que si estaba totalmente segura porque llevaban buscando a este asesino en serie desde hace 10 años y nunca habían encontrado ninguna prueba física al respecto. El contactaba con ellas por internet y las convencía para quedar y entonces procedía a su ritual. Las torturaba, las violaba y después las mataba. Patricia Bélez era su última víctima y la que hacía la número veinte.

¿Cómo he podido estar tan ciega ? Yo misma me daba asco por haberme dejado tocar por semejante monstruo. La policía me dijo que si lo que yo decía era verdad tenía que ir con cuidado porque no habían encontrado pruebas físicas para su detención y ahora comprendían la razón de no encontrar tampoco rastro del perfil de internet ya que ahora sabían que era informático y de los buenos.

Decidimos que me fuera a casa y que mantendrían vigilada la vivienda. Me pidieron que intentara comportarme con normalidad.. llamaron a un taxi para no despertar sospechas y llegué a casa ..Pensé en ese escalofrío de mi regreso y ahora sabía porque..Me alegré tanto que mi niña no estuviera en casa que llamé inmediatamente a mis padres y les conté lo sucedido. Les pedí que se fueran a la casa del pueblo porque no quería que semejante monstruo estuviera cerca de mí hija.

Cual es mi sorpresa cuando a los quince minutos llega y entra por la puerta con una sonrisa—cariño he acabado pronto y quería venir a estar contigo— intenté actuar con normalidad pero tenía una mirada que no me gustaba. De pronto me dice que tiene ganas de ver a la peque y que fuéramos a buscarla ya. Me quedé quieta y entonces todo él cambió y se transformó en el monstruo que había visto..

Me dijo que había oído toda la conversación y que sabía que lo había vendido.(había colocado micrófonos y cámaras en toda la vivienda y yo cómo una imbecil sin saberlo).

Me tiró al suelo y recuerdo que me dio una patada en las costillas dejándome sin respiración. De pronto entra la policía y él no se esperaba que vinieran tan pronto, se sintió atrapado por fin. Me enviaron de vuelta al hospital porque me había roto varias costillas.

El fue detenido y tras registrar la vivienda donde encontraron varias cosas incriminatorias la condena estaba segura además de mi declaración.No lo vi jamás después de eso y por supuesto perdió todos los derechos con respecto a mi hija.

Después de varias semanas volví a casa y por fin vi a mi pequeña.

Mis padres se quedaron un tiempo en mi casa y todo estaba bien. Yo tardaría en olvidar todo pero por lo menos tenía la tranquilidad de que semejante animal no iba a dañar a nadie más.

Pasadas unas semanas me acordé de todo lo que me había pasado estando en coma.

No entendía la razón de que mi espíritu ó lo que fuera se hubiera introducido en el cuerpo de la joven. Tras quedarme recordando todo con mucha pena descubrí y entendí todo.

Las dos a la vez habíamos acabado en coma provocada por el mismo hombre. Quizás ella sabía que no iba a sobrevivir y no podía dejar que el asesino quedara impune. La única forma es que yo viera todo lo que vi para que todo saliera la luz. En la ambulancia se hizo la simbiosis y yo desde fuera veía mi cuerpo pero el espiritu que había dentro no era el mío era el de ella. La voz que decía que yo no era Marga, era yo misma que no entendía por qué estaba fuera de mi cuerpo y ella dentro del mío.

Pensé que si no hubiera tenido esa experiencia paranormal no hubiera sabido nunca la persona que tenía a mi lado, así que recé por la pobre chica y le agradecí que me hubiera permitido descubrir toda la verdad.

Esto fue lo que yo pensé para aclarar mi mente y dar una explicación lógica a lo que me había pasado.

Ustedes pueden sacar sus propias conclusiones.

FIN.

#b